El Sexo en la Mujer

    El Multiorgasmo, placer de pocas Mujeres. 

    La masturbación, tanto femenina como masculina, es la estimulación de los órganos genitales con el objeto de obtener placer sexual, pudiendo llegar o no al orgasmo. El verbo "masturbar" hace referencia a la práctica de la masturbación. La masturbación puede realizarse por uno mismo en solitario o como estimulación realizada sobre los genitales de otra persona con los mismos fines placenteros (como ocurre en la masturbación mutua).
     

    La masturbación suele efectuarse con las manos o mediante el frotamiento de los genitales contra algún objeto adecuado, como los llamados "juguetes sexuales" para obtener este tipo de excitación.
     

    Se atribuye a Sigmund Freud el descubrimiento de que la masturbación es algo común en la infancia. Curiosamente, el padre del psicoanálisis sostuvo hasta una edad avanzada que la masturbación adulta era la causa de una de las formas de neurosis conocidas por aquel entonces bajo el nombre de neurastenia, equivalente en la actualidad a la llamada fibromialgia o fatiga crónica.

    Sin embargo, debemos más al conocimiento de la sexualidad humana en la actualidad a un coetáneo suyo: Havelock Ellis. Este autor no sólo señaló que la masturbación era común en los hombres, sino que también se trataba de una práctica habitual en las mujeres de todas las edades.

    Según estudio realizado por importante Compañía productora de Gel estimulante Vaginal, en America Latina ¡6 de cada 10 Mujeres NUNCA han experimentado un Orgasmo y mucho menos un Multiorgasmo

    ¿A que se debe este Alarmante Resultado?

     Sigmund Freud 

    Definitivamente el Prefesor Sigmund Freud  estaba en lo correcto: Todo se encuentra en la Educación durante la Infancia de cada Mujer.
    Desafortunadamente (ó Afortunadamente) la educación durante la infancia de las mujeres en Latinoamerica, fué de una manera Ortodoxa, recatada, recta, moralista, temerosa de Dios; Es por eso que muchas generaciones de Mujeres Latinas, nunca se atrevieron a "explorar" sus cuerpos y nunca supieron cuales fueron (ó cuales son) sus puntos sensibles, y generalmente así se lo inculcaron a sus hijas, nietas, bisnietas, etc.

    La medicina moderna reconoce que la masturbación no produce daños significativos a corto o largo plazo, y la considera una práctica normal, incluso antiestresante.

    A lo largo de la historia, sin embargo, siempre hubo voces que afirmaron que la masturbación era un acto inmoral. La base de tal criterio residiría según esas voces en que la masturbación impediría que la especie humana se mantuviera viva sobre el planeta por la emisión improductiva de semen en el caso de la masculina. Y en el caso de la masturbación femenina se afirmaba que si las mujeres se masturbaban podrían alejarse de los hombres por preferir autocomplacerse.

    No fue hasta el siglo XVIII que al supuesto "daño moral" que ocasionaría la masturbación se añadió el "daño físico": comenzó a decirse que la masturbación, además de condenar las almas, ocasionaba un sinnúmero de enfermedades. Se idearon muchos métodos para descubrir a los niños y niñas masturbadores,  y se crearon numerosos remedios contra la masturbación. Algunos de ellos incluían: circuncisión sin anestesia, guantes ásperos, aparatos especiales que impedían acceder a los genitales, descargas eléctricas, tratar los genitales con ortigas, o extirparlos quirúrgicamente.

    En décadas posteriores, el terrorismo psicológico reemplazó a las otras medidas. Por ejemplo, se decía a los niños que si se masturbaban les crecerían pelos en las manos, la cara se le volvería verde, se les secaría el pene o el clítoris, se volverían locos, les saldrían granos en la cara... En los EE. UU. y otros países angloparlantes, se comenzó a practicar de forma rutinaria la circuncisión neonatal debido a un supuesto efecto preventivo contra la masturbación y la clitoridectomía a las chicas que eran descubiertas haciéndolo. Esta última se abandonó bien entrados los años treinta, pero la circuncisión neonatal de los varones se sigue practicando.




    ¿Es esto un problema?


    Muchas mujeres piensan que si. Para ellas, el  tener "incrustradas" en la mente las "normas" puritanas que por mucho tiempo les fueron enseñadas por sus antecesoras, es definitivamente un obstaculo tremendo que impide el siquiera explorar su cuerpo y conocerlo a fondo.
    Por otra parte, representa también un problema para el Hombre, ya que al no tener una mujer "interactiva" a la hora de la intimidad, él se siente frustrado ó su relación se vuelve monotona al experimentar siempre la misma sensación.
    En cambio si la mujer conoce su cuerpo y sabe cual es el camino para obtener el mayor de los placeres sexuales junto a su pareja, sus noches intimas ya no serían lo mismo. Definitivamente la relación con su pareja sería mucho mas fuerte.

    A pesar de que hoy en día los jovenes despiertan sexualmente más rápido, el problema existe principalmente en la desinformación.

    Según explica el psiquiatra español Jesús Ramos Brieva en su obra Un encuentro con el placer. La masturbación femenina (Espasa-Calpe, 2002), existen diversos prejuicios en la cultura popular en relación con la masturbación:
    Los hombres se masturban más
     

    Suele afirmarse que los hombres se masturban con una frecuencia semanal, que es el doble de veces la de las mujeres. Pero existen investigaciones que demuestran que los hombres mienten sistemáticamente en las encuestas sexuales exagerando la frecuencia con la que acuden al autoerotismo, mientras que las mujeres mienten en sentido contrario, minimizando la frecuencia (es típica la respuesta femenina de hacerlo una vez al mes). Si corregimos las afirmaciones de unos y otros, como han realizado algunas investigaciones serias, los datos tienden a converger: así, hombres y mujeres se masturban con una frecuencia similar.
     

    Los hombres comienzan a masturbarse antes que las mujeres
     

    Según los estudios recopilados por Ramos Brieva, tampoco es cierto que los hombres se inicien en la masturbación antes que las mujeres por tener un órgano sexual tan "evidente" y que tienen que tocarse a diario por razones fisiológicas e higiénicas.

    Está demostrado que hay más mujeres que hombres que se inician en la masturbación antes de los 10 años de edad. Lo hacen así entre el 20% y el 42% de las mujeres, al menos, y entre el 3% y el 13% de los hombres. También hay un 42% a 52% de mujeres que comienzan a hacerlo, como los hombres, durante la adolescencia. Por eso, las mujeres aprenden a masturbarse espontáneamente con mayor frecuencia que los hombres (lo hacen siendo más niñas y sin haber hablado con nadie del tema), quienes suelen iniciarse más tarde, tras hablar con sus compañeros o leer sobre el tema (mujeres: entre el 57% y el 62%; hombres: 28%)
     

    Las personas dejan de masturbarse cuando inician relaciones sexuales
     

    Según los estudios citados en la obra, los hombres y las mujeres continúan masturbándose después de establecer relaciones de pareja. Incluso aunque tales relaciones sean satisfactorias, el 75% de los varones y el 75% al 91% de las señoras emparejados continúan haciéndolo.

    Se ha observado que mientras la frecuencia con la que los hombres emparejados acuden a la masturbación disminuye desde el momento que comienzan a tener relaciones sexuales y sigue descendiendo con el paso del tiempo, en las mujeres la frecuencia se mantiene igual o aumenta en la mayoría de los casos, sobre todo entre las que son más jóvenes. Esta idea contradice, igualmente, al tópico.
     

    Quienes se masturban se aislan socialmente
     

    El psiquiatra Jesús Ramos niega este supuesto, concluyendo que la masturbación no produce aislamiento, habiéndose comprobado que la mayoría de los seres humanos se masturban y tienen relaciones sexuales con normalidad.

    Otras fuentes explican que en las personas aisladas que no saben relacionarse con los demás se desarrolla la masturbación como forma de satisfacción sexual al no tener la oportunidad de desarrollar la actividad sexual que apetece compartir con otras personas, al no ser capaces de relacionarse con esas personas. 



    ¿Que se puede hacer al respecto?


    Definitivamente la mejor arma contra la desinformación, es el Conocimiento total, desde la raiz, conocer todo absolutamente todo lo que a sexualidad de la mujer se refiere.

    Existen Muchos libros (y muchos E-books)
    con el tema que hoy nos ocupa, y son excelentes Libros.
    Podríamos mencionar a algunos:

    Jesús Ramos (2002). Un encuentro con el placer. La masturbación femenina

    "Masturbation", Journal of Ultrasound in Medicine, 1987

    Is masturbating every day bad for your health? - Planned Parenthood».  "00(

     
    La Extraordinaria Sensación del Multiorgasmo. EMV (2009) R. México.

     
    Masturbation Myths - Planned Parenthood».



     
    Anonymous

    Jesús Ramos Brieva

    04 Sep 2012 - 06:35 pm

    Gracias por la cita. Ahora se puede descargar gratuitamente mi libro sobre la masturbación femenina desde la página "Mis libros" de mi Blog:

    http://jesusramosbrieva.blogspot.com.es/

    Anonymous

    Jesús Ramos Brieva

    14 Apr 2012 - 07:24 am

    Pueden descargarse gratuitamente una versión actualizada y electrónica de mi libro sobre la masturbación femenina desde la página "Mis libros" de mi Blog: http://jesusramosbrieva.blogspot.com

    Agregar un comentario

    Tu nombre

    Tu dirección de correo (no se mostrará)

    Mensaje *

    Ingrese este código para prevenir el spam *

    © 2014 El Sexo en la Mujer

    30634